¿Cuántos casos de KIF1A realmente existen?

En todas las enfermedades raras, conocer el número de pacientes afectados es una cuestión clave por las implicaciones que tiene a todos los niveles. En el caso de KIF1A, la cifra real podría ser muy superior a la actualmente registrada.

Una de las cuestiones más importantes dentro de una enfermedad rara es conocer el número total de individuos afectados tanto a nivel mundial como por países, ya que nos permite saber su prevalencia. La epidemiología la define como la proporción de individuos de un grupo o una población que presentan una característica o evento determinado en un momento o en un período determinado.

La prevalencia nos dice si una enfermedad es poco frecuente o muy frecuente dentro de una población. Se puede expresar en número de casos existentes por un volumen determinado de personas (que habitualmente pueden ser mil, diez mil, cien mil o incluso un millón).

Por ejemplo, si en un país hay 15.000 casos de una enfermedad y la población total es de 40 millones de habitantes, para saber la prevalencia de dicha enfermedad sobre la población total tendremos que hacer los siguientes cálculos:

Dividimos los casos de la enfermedad entre la población total del territorio.

150.000/40.000.000 = 0,00375

Esto nos daría 0,00375 casos por cada habitante del territorio. Obviamente, es una cifra difícil de manejar, ya que habitualmente el número de casos de una enfermedad es mucho menor que el de la población total, más aún en las enfermedades poco frecuentes.

Por eso, la prevalencia se expresa en casos por cada 1.000, 10.000, 100.000 o 1.000.000 habitantes, por lo que en nuestro ejemplo tendremos que multiplicar la cifra de 0,00375 por una de las anteriores magnitudes para tener el dato de prevalencia por cada cierto volumen de población. Así, tendríamos las siguientes prevalencias con el ejemplo que estamos usando:

0,00375 x 1.000= 3,75 casos por cada mil habitantes
0,00375 x 10.000= 37,5 casos por cada diez mil habitantes
0,00375 x 100.000= 375 casos por cada cien mil habitantes
0,00375 x 1.000.000= 3.750 casos por cada un millón de habitantes

La prevalencia de KIF1A

Como hemos comentado, las enfermedades raras, como es el caso de KIF1A, tienen una prevalencia muy baja. En España, asumiendo un dato a marzo de 2022 cercano a los 20 casos de KIF1A diagnosticados, nos daría una prevalencia actual de 0,4 casos por cada millón de habitantes.

Sin embargo, la realidad es muy diferente en muchas enfermedades raras y especialmente dentro de KIF1A. No sólo se trata de una cuestión de baja frecuencia, sino de falta de diagnóstico disponible unida a la escasa voluntad por contabilizarlos por parte de los sistemas sanitarios en general.

Respecto a la falta de diagnóstico disponible, la mayor parte de enfermedades raras (80%) tienen una causa genética, y no ha sido hasta los últimos años que se ha podido implantar lentamente el análisis genético en la mayoría de países desarrollados, quedando además un inmenso volumen de población mundial todavía sin acceso a este.

En relación a los sistemas sanitarios, en el caso de España no hay un sistema eficaz de comunicación y centralización de casos de enfermedades genéticas diagnosticadas.

Estos quedan repartidos por los distintos hospitales del país y no es posible acceder a una estadística centralizada fiable, a pesar de la existencia de instituciones como el Instituto Carlos III, que tiene un registro de enfermedades raras pero al que el personal investigador o sanitario no está obligado a comunicar la detección de casos, por lo que a menudo son los propios pacientes o sus familiares los que tienen que comunicarlo, quedando la mayoría de casos sin contabilizar.

KIF1A podría ser un caso paradigmático de enfermedad claramente infradiagnosticada. Tenemos importantes indicios que nos sugieren una prevalencia mucho mayor a la conocida. Entre ellos, el espectacular incremento de los diagnósticos.

A nivel mundial, la Fundación KIF1A.ORG es la única entidad que contabiliza el total de casos, que en 2022 ha superado la barrera de los 400 afectados cuando en 2018 apenas llegaba a los 50 casos. En España, de un sólo paciente con KIF1A identificado en 2018 hemos pasado a unos 20 individuos en la actualidad.

Actualmente se están detectando cada vez más casos de KIF1A y con un mayor ritmo, especialmente de aquellos que muestran unos síntomas más evidentes y preocupantes desde las primeras etapas de la vida. Sin embargo, se estima que hay un gran número de casos de adultos jóvenes y adultos con un diagnóstico de parálisis cerebral, entre otros, que podrían estar afectados por mutaciones en el KIF1A y que, por su menor severidad o estabilidad de síntomas, no han sido sometidos a un test genético.

Hay varios artículos científicos recientes que sugieren esta mayor prevalencia, que algunos investigadores llegan a estimar cercana a 1 caso por cada 20.000 nacidos al año, lo que haría de KIF1A una enfermedad no tan extremadamente rara. Si damos por bueno este dato, en España estaríamos hablando de unos 15-20 casos nuevos nacidos cada año, lo que podría llevar el número de personas afectadas por KIF1A en nuestro país claramente por encima de los 100-200 casos.

Para saber más:

Registro de Pacientes de Enfermedades Raras – Instituto de Salud Carlos III

Artículos científicos que refieren la detección de casos de KIF1A en individuos con un diagnóstico clínico inicial distinto:

Clinical and genetic spectra of 1550 index patients with hereditary spastic paraplegia (4/1/2022)

KIF1A-related autosomal dominant spastic paraplegias (SPG30) in Russian families (3/8/2020)

KIF1A variants are a frequent cause of autosomal dominant hereditary spastic paraplegia (5/9/2019)

Genetic heterogeneity in infantile spasms (29/7/2019)

Genetic testing of >1300 patients with cerebral palsy reveals an etiology in one-third of cases, underscoring the need for broad genetic testing and a significant recurrence risk for families. (P4.6-028) (8/5/2019)